brico depôt

Brico Depôt decide abandonar España

El grupo británico Kingfisher ha decidido dejar el mercado español, donde está presente a través de la cadena Brico Depôt, para centrarse en otros países donde tiene una mayor cuota de mercado. “Hemos tomado la decisión de salir de Rusia, España y Portugal”, anunció este miércoles Veronique Laury, consejera delegada de Kingfisher. “Esto nos permitirá implementar nuestra estrategia con mayor foco y eficiencia en nuestros principales mercados donde tenemos, o podemos alcanzar, una posición de liderazgo del mercado”.

Según datos de julio de 2018, Brico Depôt tenía 28 tiendas con más de 1.500 empleados en España. La facturación de este negocio (junto a otras tres tiendas en Portugal) en el tercer trimestre de este año, cerrado en octubre, se situó en 87 millones de libras (97 millones de euros), un 2% más en términos comparables (sin tener en cuenta las variaciones de tipos de cambio).

La cadena en España, donde compite con Leroy Merlin, logró un beneficio operativo de 2 millones de libras en esos tres meses. En el ejercicio completo hasta enero de 2018, la cifra de negocios de la cadena en España se situó en 316 millones de libras. La empresa no ha desvelado los plazos o el método para salir España. Podría intentar traspasar sus locales, que suman 175.000 metros cuadrados de superficie, para intentar minimizar el coste de dejar sus contratos de alquiler a largo plazo.

Los establecimientos están repartidos por toda la geografía española: las comunidades con mayor presencia de la cadena son Madrid, Cataluña, País Vasco y Andalucía, todas ellas con cuatro puntos de venta de Brico Depôt. Tras resistir bien la crisis financiera y la recesión en España, el grupo decidió aumentar su presencia en el país. En 2010, solo contaba con 17 establecimientos en España con 100.000 metros cuadrados, y facturaba 200 millones de libras anuales. Desde entonces, ha abierto 11 centros más.

Sin embargo, la firma no llegó a generar grandes beneficios en ese mercado, y la presión que existe del comercio digital ha hecho que Kingfisher quiera centrarse en sus mercados principales. El grupo, que también opera las tiendas Castorama en Francia y Screwfix en Reino Unido, logró unos ingresos de 3.048 millones de libras en el citado trimestre, un 0,2% más. La cotización de Kingfisher bajó este miércoles un 3,05% en la Bolsa de Londres. Según los analistas de UBS, “el negocio de Castorama en Francia sigue pasándolo mal”, pero considera que la salida de España y otros países tiene sentido “por la falta de escala”.

Fuente: Expansión

Check Also

galindo Premios NAN 2018

Galindo Ness Confort System, Premio NAN 2018

Un año más, los Premios NAN han querido premiar el compromiso, esfuerzo e innovación de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + 3 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: