25º Congreso CONAIF

conaif
Esteban Blanco, presidente de CONAIF, en la apertura del XXV Congreso

El 25 Congreso de CONAIF, celebrado el pasado mes de octubre en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga (Fycma), quiso proporcionar a los asistentes los conceptos e ideas necesarias para afrontar la situación actual y mejorar sus conocimientos en áreas claves para sus negocios. El Congreso, clausurado por el secretario general de Innovación, Industria y Energía de la Junta de Andalucía, Vicente Fernández Guerrero y el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía, Javier González de Lara, congregó a 209 participantes, que, según su procedencia, destacaron por número los de toda Andalucía, así como de las dos provincias canarias, Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas, y Lleida, Zaragoza, Valladolid y Madrid.

Las dos jornadas congregaron a instaladores de la mayoría de las regiones de España, representantes de compañías energéticas, firmas comerciales relacionadas con el sector de las instalaciones, empresas distribuidoras de materiales, prensa especializada y diferentes organizaciones empresariales afines, que, además de recibir información y ampliar conocimientos, pudieron interactuar y relacionarse estrechamente dentro del marco de este Congreso.

Recuperar en las empresas valores perdidos como la generosidad, la humildad y el trabajo; superar los modelos de negocio tradicionales que han dejado paso a nuevas tendencias, demostrar afán de superación y actitud abierta para adaptarse a los cambios radicales que se han producido en los últimos tiempos, así como gestionar adecuadamente emociones y equipos dentro de las empresas fueron algunas de las ideas más destacables de este Congreso, que contó con ponentes de primer nivel en los panoramas nacional e internacional. Actuó de maestro de ceremonias Juanma López Iturriaga, ex jugador de baloncesto y comentarista habitual en medios de comunicación.

Empresa y empresario

Ramón Térmens, presidente del Grupo Taurus, habló en su ponencia “La empresa y el empresario: desarrollo y creación de empleo” de su experiencia como empresario, de la satisfacción de “haber hecho cosas, asumiendo riesgos y sin disponer de grandes recursos”.
La empresa, al fin y al cabo, no se define por su tamaño, sino por la figura del empresario, pues cualquier empresa nace con un empresario y, en este sentido, quiso compartir con los asistentes las razones que le han llevado a ser empresario de éxito. Tres principios deben presidir las acciones en una empresa, todas ellas basadas en la coherencia:
– Acercar las palabras a los hechos, es decir, honestidad
– Acercar los hechos a los objetivos, es decir, trabajar con rigor
– Acercar los objetivos a los sueños, es decir, actuar en armonía y con motivación, para que las acciones enriquezcan y hagan feliz.

Cuatro líneas de debate, según Térmens, están sobre la mesa sobre cómo debe ser y funcionar la empresa en estos momentos.

– Modelo/gestión. “Hace tiempo – dijo – la gestión era necesaria para que las cosas funcionaran, pero hoy no es suficiente; además de buenos gestores tenemos que tener un buen modelo”. Tener un modelo de negocio significa atender a la inteligencia creativa, ser flexible, inspirarse en valores, oponerse a las convenciones, tener confianza en uno mismo, saber que todo es posible, “ver la luz en la oscuridad y el foco en el resplandor”, no haberse dejado cegar, por ejemplo, por el endeudamiento, que hasta ayer parecía el punto fuerte de las empresas y se ha revelado finalmente que era un espejismo.

– Internacionalizar/exportar. La clave es ajustarse a cada lugar, a cada zona, y aquí se remitió a la experiencia del Grupo Taurus, que más que multinacional es multilocal, como prefiere definirlo, ya que, con ventas en 80 países, se apoya en marcas nacionales y locales acreditadas y consolidadas.

– Crisis/valores. La crisis, a juicio de Ramón Térmens, es la crisis de los valores humanísticos, la perversión de valores por parte de la gente que ha tomando las decisiones. Así, la crisis es el producto de la codicia, como opuesta a generosidad; de la pereza, contraria a trabajo; y de la soberbia, enfrentada a la humildad. La solución es, por tanto, volver a la cultura del trabajo, la generosidad, la humildad.

– Competitividad/economía de costes. Aquí, según Térmens, hay que ser cuidadoso y estimar cuál es la importancia, el peso de cada coste en el total del coste. Hay que realizar, por tanto, una auténtica ecuación de costes, para conocer y centrarse en los costes que realmente se pueden controlar.

El conferenciante aludió a una serie de temas pendientes en la relación empresa-empresario-sociedad.

– La educación y la formación debe acercar la demanda a la oferta económica existente.
– El trabajo nos debe llevar a le felicidad, no es un castigo bíblico
– La sociedad tiene que apreciar al empresario, pues la única forma de generar empleo es con las empresas
– Tener derecho al fracaso y a la equivocación

Finalmente, Ramón Térmens reflexionó sobre la evolución social en los últimos siglos, y así como a la revolución industrial salvaje se le opuso una reacción social colectiva (marxista), ahora, frente al capitalismo financiero feroz, cuyo castigo es el hundimiento del sistema, hay que volver al humanismo, al ser humando como individuo.
Terminó su intervención con un deseo: dijo que se daría por contento si dentro de un año cada uno de los empresarios presentes en el Congreso creara al menos un puesto de trabajo y además, fuera para un joven.

Creer para crear

Alex Rovira, economista, autor de libros de no-ficción en lengua española de mayor éxito internacional, co-autor de “La Buena Suerte”, trató en su ponencia “Creer, crear, lograr” de cómo la psicología condiciona la economía y de la necesidad de recuperar los valores perdidos, una constante a lo largo del Congreso.
Para Alex Rovira, “podemos porque creemos que podemos. La vida se sostiene en el creer. No puede haber calidad en la economía si no hay calidad en la psicología (principios, sentimientos, valores…). Pues, al fin y al cabo, sin Valores no se crea Valor. Lo que Creemos es lo que Creamos”. Frente al marasmo emocional, los equipos, de trabajo o de cualquier otra actividad, deben respetarse, quererse y admirarse.

El ponente destacó la importancia de la posición existencial de cada ante en el mundo, de acuerdo con la cual cada uno será tratado por los demás como él mismo se considera que es. En frase conocida: “Ten cuidado de cómo miras el mundo, porque el mundo será cómo lo mires”. Hay que tener, por tanto, una “mirada apreciativa”, que permita apreciar lo mejor que del otro, de modo que prime el optimismo, la confianza en que las cosas funcionen, y que permite llegar al compromiso, la calidad y la excelencia.

Alex Rovira insistió en que “lograr no es lo que creemos, pero es más de lo que creemos” y para demostrar que muchas veces las creencias actúan como barreras, adujo el caso de la caída de los 4 minutos en la carrera de 1 milla. Hasta 1954 ningún corredor había logrado bajar de los 4 minutos en esta carrera, en buena parte debido a que, médica y científicamente, se creía que era humanamente imposible. Roger Bannister se propuso hacerlo y lo consiguió. A partir de aquí, más de 300 atletas han ido rebajando el tiempo. Se rompió el “umbral de la máxima incompetencia psicológica”, la creencia en que no se podía bajar de los 4 minutos.

Rovira reiteró, como ha hecho en otras ocasiones, la teoría de las “ventanas rotas” del psicólogo Philip Zimbardo. Si nos dejamos ganar por el abandono, el deterioro o la resignación, la degradación gana terreno rápidamente. “Hay que reparar inmediatamente las partes rotas de nuestras vidas”.

El ponente dibujó finalmente lo que denominó “el camino de la transformación”, en el que hay que actuar en varias dimensiones: actitud (amar, querer, ser ejemplo), compromiso (crear, alcanzar), conocimiento (aprender y saber) y habilidad (hacer y poder). Las dos primeras corresponden al talante: la actitud en el presente y el compromiso como visión de futuro. Los otros dos constituyen el talento o aptitud. Y los cuatro forman la ética, como inteligencia moral.
El impacto sistémico, concluyó Rovira, es la capacidad de transformar a los demás más allá de lo que creemos o pensamos.

Check Also

pomocion geberit mecanismos fútbol

Geberit anuncia a los ganadores de su Promoción de Mecanismos

El pasado 4 de junio se celebró el sorteo ante notario de los 3 TV …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × dos =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: